¿Qué es la terapia Gestalt?

La terapia Gestalt es una herramienta humanista existencial,  que busca acompañar a las personas hacia la autonomía. Poniendo especial atención en el aquí y ahora, además del cómo se vive la experiencia ahora. Hace una propuesta global de las principales dimensiones del ser humano: física, afectiva, social, cognitiva y espiritual, donde lo importante es la interacción sistémica entre estas cinco y no el desarrollo aislado de cada una; co-creando una relación entre el organismo con su entorno, basándose en la fenomenología, en lo que nos dicen nuestros sentidos en el “aquí y ahora”; en el existencialismo, ya que se convierte en una orientación para nuestra vida; y lo vivencial.

La terapia Gestalt nos recuerda que somos una totalidad en donde las emociones, mente y cuerpo no se pueden separar. Pone especial atención a la relación que existe entre la persona y su entorno, nos recuerda que el ser humanos no se puede separar de su entorno. Pone atención a qué momentos la persona interrumpe el contacto como una forma de “relacionarse” (ajuste conservador), y busca nuevas formas de establecer relaciones más saludables que se conviertan en una nueva experiencia (ajustes creativos).

Nos ayuda a comprender cómo nos relacionamos los seres humanos en nuestro entorno, y nos recuerda que el ser humano solo crece en co-creación (relación) con el “otro”.

La terapia Gestalt es un nuevo camino para el crecimiento personal, que ha contribuido a liberar al hombre de sus “asuntos inconclusos”  apoyando el  potencial humano.

Historia de la Terapia Gestalt

Hasta finales del siglo XIX, se consideraba a la psicología como una rama de la filosofía.

Los tres grandes conceptos de la terapia moderna han sido:

el psicoanálisis,

la terapia conductista y,

la psicología humanista, considerada la “tercera fuerza”. Dentro de esta tercera fuerza, también llamada “movimiento del potencial humano”, nos encontramos con tres de los líderes más carismáticos de este movimiento Abraham Maslow, Carl Rogers y Fritz Perls.

La terapia Gestalt se encuentra dentro de la corriente humanista y podemos decir que hay dos estilos de entenderla: La Gestalt de Perls y la Gestalt contemporánea.

En los años 60, Frederick Perls abandonó Nueva York  y  a sus colaboradores, su mujer Laura Perls, a Paul Goodman, a Isadore From y Richard Kitzler,  que estaban más inclinados hacia la literatura y la filosofía.

En su camino por Esalen, California, Perls convirtió la Terapia Gestalt en una forma de “evangelizar”. Usando famosos eslóganes como: “Toma la responsabilidad de tus sentimientos”, “Yo soy yo y tú eres tú”. En esta “versión”, Perls hizo mucho hincapié en el trabajo más intrapsíquico e individual, ofreciendo poca orientación para el trabajo minucioso, complejo y contemplativo que consiste en acompañar las necesidades del otro, y las propias, y sus posibilidades inexploradas.

Hay que recordar que Perls a nivel intelectual se desmarcó del psicoanálisis de Freud y a nivel social había salido de Alemania por el movimiento nazi, fue un gran intuitivo y durante su trabajo grupal, se centraba en la persona y en el momento presente, por lo que rebatía cualquier intelectualismo por parte del paciente.

La versión contemporánea, busca recuperar las raíces que dan forma a lo que es la Teoría de la Terapia Gestalt y adecuarnos al momento que vivimos, es decir, mientras en la época de Fritz funcionaba lo que funcionada (el individualismo y lo vivencial), en la actualidad, si nos ajustamos a lo que promueve la Terapia Gestalt, (el presente), entonces se construye con otro y, recuperar esas raíces es conocer y saber la teoría por la que se sustenta esta terapia, donde la teoría se convertirá en tu fondo y la figura la construirán entre los dos.

Cuál es el método entonces de la Terapia Gestalt:

  • La Terapia Gestalt parte de lo fenomenológico, de lo observable, de lo obvio.
  • En Terapia Gestalt trabajamos con el proceso, no con el contenido. Es decir, no nos “interesa” lo que se cuenta, sino cómo se cuenta en el momento presente.
  • Se centra en el “aquí y ahora” de la relación en curso entre el paciente y el terapeuta.
  • Se apoya de la parte sana y creativa del paciente, fomentando mediante experimentos los ajustes creativos.
  • La unidad mínima es el O/E (Organismo/Entorno), donde el trabajo está en la frontera de contacto.

Laura Perls decía que, la vida es ya bastante frustrante como para frustrarla nosotros también. Lo que necesita un ser humano es apoyo para el paso siguiente. Todo esto ocurre ahora, mientras estamos juntos, después será otra realidad, no está.

Algunas de las bases filosóficas  de la Terapia Gestalt, son:

  • Recupera las ideas del existencialismo (Martin Buber, yo-tú <<relacional-dialogal>> y Teoría de Campo O/E),
  • Fenomenólogos:  Hussel, Heidegger, observar a la persona, lo que veo, lo obvio. Lo que importa es describir antes que explicar.
  • Psicólogos de la Gestalt: Kurt Golstein, Kofka, Köhler,  la situación inacabada, la situación abierta. Estudiaban los mecanismos fisiológicos y psicológicos de la percepción, así como las relaciones del organismo con su medio. Todo campo perceptivo se diferencia de un fondo y en una forma o figura.
  • Del psicoanálisis, de W.Reich, toma la coraza muscular.

Por último,  la influencia de Laura Perls, la cual ha sido muy importante en el trabajo terapéutico de Fritz Perls. Ella fue primero Doctora en Psicología Gestalt (la percepción visual) y luego se convirtió en analista, también estudió danza.

Para Laura, el concepto del apoyo va a cobrar mucha importancia, para ella, el apoyo es la base fundamental de la relación simétrica por la que se fundamenta la terapia Gestalt.

Necesitamos que alguien nos ponga el suelo, lo demás, lo hacemos nosotros”. Una forma de apoyo puede ser dar explicación de cómo funcionan los seres humanos y eso forma parte del suelo que necesitamos para entenderlo.